Mis libros en Amazon

martes, 31 de enero de 2017

Pluma, de María del Carmen Názer


































"¿Quién me enviará entre las nubes
preciosos mensajes de amor…?”
Li Qingzhao


Acá estoy, sentada
a orillas de mi dulce río,
aspirando la fragancia de la luna
que asoma
sobre el fondo de un cielo
de naranjas.
Echo de menos a mi abuela.
La invoco y ella viene.
Huele a hierbas
recién amanecidas;
huele a menta, a salvia, a romero,
a poleo...
Me abraza,
me acuna,
me arropa,
me canta...
El cielo se inclina
para escucharnos.
Sopla el viento.
De pronto, una pluma blanca
casi de algodón,
envuelta en luz
vuela hacia el río
y se deja llevar por las aguas
delicadamente.
Mi alma: toda la blancura.

María del Carmen Názer



domingo, 29 de enero de 2017

Rumores





 Tiempo que caminas por vidas y misterios
entre nubes, tierras y el último horizonte
de tardes de diciembre al costado de los pueblos.
Aún tiemblan las miradas, místicos encuentros...

en las luces que brillan en el fondo de ese cielo
como mañana de búsqueda, de regreso a los orígenes,
a la sabiduría del momento...
Ando por tus huellas, siguiendo el vuelo de los pájaros,
en cada matiz de los recuerdos...

Mi alma busca la vida dibujada 
por la calle que escribe sus poemas,
en la voz que descubre una libertad
que grita su alegría desbordada.
Celebro los instantes que el fuego de la espera me regala
y despierto a ese payaso que vive en mis entrañas,

que juega con la felicidad de ser un niño
que duerme en la frágil inocencia de unos ojos.
Hoy una mano se refugia en mi universo,
quiere ser paloma blanca en el aire que respiro
para guiar mi ilusión desnuda de palabras,
en un solo rumor de cristales transparentes.

Dejo que pasen los minutos abrazada a la vida que palpita,
sin velos, con toda la energía;
en esa barca que me lleva por rieles infinitos
hacia la llama que siento latir
en el fondo de este tiempo.

 Estalla el mañana a contraluz;
se acercan los rumores y sus brillos
para poblar de magia mis espacios,
esa noche inminente de campanas,
más allá del frío del ayer,
sobre la quietud de los secretos,
en la humildad de saber que se despierta
con un sueño de gigantes
unido a la esperanza.


Luján Fraix-1997



Mención Especial en el Concurso de Poemas
Ediciones Altair.
Nominado para la Antología "Un canto por la Vida"

Publicado en "Amor Verdadero".
Publicado en el Cuadernillo Poético "Alas del Alma".
Buenos Aires-Argentina.

***




viernes, 27 de enero de 2017

Infancia, de Ana María Cué






Lugar fugitivo del alma
que no supo en qué dolor
depositar su mundo,
espacio intacto
donde aún somos nosotros
mirándonos crecer.

Ana María Cué


Filigranas de humo, de Alba Córdoba







Tiembla la noche húmeda
en el vértice frío de tus labios,
la lluvia imprime filigranas de humo
en el nácar soleado de tu cuerpo,
te alejas con el aire
para ahogar en las sombras
mi mirada.

Alba Córdoba


martes, 24 de enero de 2017

Amor eterno






¿Dónde vas eterno amor,
dónde vas querido sueño?.
Soy la hiedra que te espera
aun en tristes inviernos;
yo sé que vendrás a verme
de otros sitios, de muy lejos,
pero lloro cuando llegas
pues me abrazas cual remiendo
luego te vas cauteloso
por aquel camino ciego.

¿Por qué huyes sin decirme
cuáles son esos secretos?.

Yo te aguardo desde siempre
esperando tu embeleso
pero tú, muy silencioso,
me desairas sin remedio.

¿Es que acaso vas en busca
de libertad que en su vuelta
me daña el corazón
engendrando un mar de miedos?

Siempre espero algún mensaje,
es mi alma que adivina
de que un día tú te apiades
de la tristeza que siento
y en su coloquio sagrado
compartamos nuestro cielo.

Mientras tanto querido sueño
me adularás con miradas
y te irás con tu silencio.

Luján Fraix-2012


Rincón de Haikus, de Mario Benedetti








No sé tu nombre
sólo sé la mirada 
con que lo dices.


Dame cobijo
con toda la ternura 
que te he prestado.


Llueve sin ruido
pero bajo el paraguas
funciona el beso.


En foto sepia
estabas vos y el tiempo
se fue contigo.


Pasan las nubes
y el cielo queda limpio
de toda culpa.


Desde el espejo 
mis ojos no me miran
miran el tiempo.


El propio Benedetti
reconoce que escribir los haikus-esa forma lírica japonesa-
comenzó siendo un juego y finalizó convirtiéndose en un desafío.
Entre las dificultades a vencer estaban:
la brevedad y la necesidad de incluir sus obsesiones
en tan pocas palabras.
El resultado es este retrato de sensaciones, paisajes
y sentimientos, dibujado desde pequeñas anécdotas
y bellas imágenes.


PUENTE A LA ILUSIÓN



Amor de sombra
abrígame con tu alma
te espero siempre.

Sueño mágico 
en tu rostro de miel
dolor intenso.

Luján Fraix-2014

***

En mis ojos..., de Salvador Pliego






Dicen que las alas dejan de volar,
caen,
se despluman en el aire
y el cielo se ausenta en una marcha
que migra hacia otras formas.

Prefiero mirarlas como el trino,
en una copa,
sobre el viento y el ocaso,
más allá de toda ave:
en mis ojos,
contando plumas
de cien atardeceres.

Salvador Pliego


sábado, 14 de enero de 2017

Objetos perdidos, de Julio Cortázar







Por veredas de sueño y habitaciones sordas
tus rendidos veranos me acechan con sus cantos.
Una cifra vigilante y sigilosa
va por los arrabales llamándome y llamándome,
pero qué falta, dime, en la tarjeta diminuta
donde están tu nombre, tu calle y tu desvelo,
si la cifra se mezcla con las letras del sueño,
si solamente estás donde ya no te busco.

Julio Cortázar

......................................



JULES FLORENCIO CORTÁZAR, escritor argentino nacido en Bruselas en 1914, es una de las figuras más importantes de la literatura hispanoamericana.

Llegó a Argentina con cuatro años, tras haber estado viviendo en Ginebra y Zurich. Fue abandonado por su padre, vivió con el resto de su familia en Banfield, un suburbio de Buenos Aires.

En 1923, a la edad temprana de nueve años, inició sus primeros ejercicios literarios. También empezó a escribir poemas. La familia sospechaba que eran plagios, lo que le provocaba a Julio una gran desazón.


Poema 20, de Pablo Neruda



















Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.


Pablo Neruda


miércoles, 11 de enero de 2017

Días grises




                      


                               "No hay trampas para atrapar el afecto"

                                                                         Mario Benedetti



                               Tu recuerdo está vivo,
habita en la niebla  de un pobre secreto,
que quiere escapar de las horas,
de la infinitud del espacio,
                                y dejar un estigma... tus ojos.


                                 Sé que el tiempo borrará el camino
                                 de espinas y rosas
                                 y me quedaré sola
                                 con tu mirada fría en mi alma.
                                 Seré sombra, cofre de estrellas, fatiga...
                                 Sin luz en mis labios,
                                 sin retornos ni risas.

                                 Lloraré detrás de las máscaras,
                                 en la desnudez de la tarde
                                 cincelada de fuego y misterio
                                 y en el andén de la lumbre
veré un matiz claro y rosado:
aquella primavera 
                                                    la que dibujaron tus pasos.

                                  Tú te llevaste mi vida
y me dejaste en las sombras
de una agonía que pide consuelo
y sólo recibe tu ausencia.

                                   Sé que puedo escribir tus palabras
                                                      de nuevo,
                                   pintar la tibieza de un sol amarillo,
                                   aunque tú ya no estés
y sólo escuche el eco de tu triste silencio.



Luján Fraix-1984

De mi libro "Septiembre" (poemas, 2007)

                  

lunes, 9 de enero de 2017

Los poemas del gran río, de Felipe Aldana





Hablábamos bajo los árboles
umbrosos
donde conversan las nieblas

tan
suave
como una lágrima
descendió la noche.

Del azar
tomó cuatro palabras
las puso de corral
contra los vientos

y esperó una vida
que el infinito
quedara dentro.

Felipe Aldana (Argentina)

domingo, 8 de enero de 2017

Escribir... de Graham Greene



Escribir es una forma de terapia.
A veces, me pregunto cómo se las arreglan
los que no escriben,
los que no componen música o pintan
para escapar de la locura,
de la melancolía,
del terror pánico inherente
a la condición humana.

Graham Greene

viernes, 6 de enero de 2017

LXXXII, de Verónica Calvo




Por la ventana abierta
escapa la melodía
que con tus manos
arrancas al piano.
Se escapa, lejos,
otoñal y sublime.
Y tú me preguntas divertido
en qué mundo ando.
He ido con la brisa
a buscar la melodía,
celosa de tus manos.

Verónica Calvo

Del libro "Las pequeñas esencias"

Su blog 

TINTA DE SUEÑOS


jueves, 5 de enero de 2017

El pozo, de Juana de Ibarbourou





Asiento de musgo florido
sobre el viejo brocal derruido.
Sitio que elegimos para hablar de amor,
bajo el enorme paraíso en flor.

¡Ay, pobre del agua que del fondo mira,
tal vez envidiosa, quizás dolorida!
¡Tan triste la pobre, tan muda, tan quieta
bajo esta nerviosa ramazón violeta!

-Vámonos. No quiero que el agua nos vea
cuando me acaricies. Tal vez eso sea
darle una tortura. ¿Quién la ama a ella?
-Tonta! ¡Si de noche la besa una estrella!

Juana de Ibarbourou

martes, 3 de enero de 2017

Alma




Aquella mujer 
vive en una niña tierna
con el perfume de las azucenas
y los barriletes de invierno.
Mujer serena,
pincelando nubes,
acariciando palabras con un beso...

Hija del silencio
se disipa
desplegando sus alas quietas.

.......

La noche
arrasó la luz;
una niña juega en los andenes,
dibuja sombras,
años, tiempos...
gaviotas.
Cuenta sus secretos
a aquella mujer de cielo eterno
de caramelo.

Luján Fraix-2011



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...