Translate

jueves, 22 de junio de 2017

La dama de los colores, de Belén Rodríguez



William Henry Margetson


De una amiga en la distancia,
más no por ello lejana,
he aprendido la constancia
el buen hacer que dimana.

La dama de los colores
lleva el nombre de una virgen;
ella le entregó los dones
que tan fácilmente esgrime.

Pues ha creado un espacio
del color del arco iris
un verdadero palacio
de pintura, letra y simil.

En él aprendí a perderme
dejando el alma desnuda.
Alma de poeta inerme
sumergida siempre en dudas.

Me has enseñado a abogar
por un mundo diferente
en el que reinas, Luján,
y reinarás para siempre.


Con mi sincero cariño. Un abrazo.
Belén Rodríguez



Gracias querida Belén por este poema que me dedicaste hace unos años.

Su blog




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...