sábado, 16 de diciembre de 2017

Para Felicidad Batista



"Se produjo una llama en un campanario,
la luz dorada en un callejón,
pasos en una esquina, remolinos de viento,
y pisadas que subían una escalera..."

Vermeer



Tu mano 
ejecuta la armonía de la luz
en níveas pinceladas de victoria.
Eres arte
que camina en el espacio de los siglos
con himno formidable,
la razón, tu itinerario.
El portal de los "grandes"
trae vestigios de palabras
que descansan
en sus antiguos arambeles,
los escritores clásicos...
y vuelves la mirada
frente al abrazo del alba
para marcar el sitio crucial
de la esperanza.

Maestra,
te sigo por centurias
como aprendiz bohemio
entre mirlos legendarios
y góticos veleros.
Ese halo
no es un paréntesis del tiempo,
es cuenco eterno de las horas
forjando universos
en místicas estampas
de lo etéreo.

Tu pluma inalcanzable
vuela gloriosa
en el grial de las granadas
para dejar su credo
de amor y de bonanza.

Luján Fraix-2012


 Vermeer, luz y palabras


Ilustré esta entrada para mi amiga
Felicidad con el pintor
Vermeer
porque ella una vez
me escribió este mensaje:


"Luján, 
gracias por unir 
uno de los grandes pintores,
al que admiro apasionadamente,
con la luminosidad
de la poesía cristalina,
cincelada verso a verso
con buril y pluma
pero también con pincel.
Abrazos amiga."


Te admiro mucho
Felicidad y me alegran tus logros.
Todo lo que has crecido como escritora.
Tú lo sabes...

Un beso

Les dejo su sitio



El amor




Dice la leyenda que cuando en 1631 la bella princesa Mumtaz Mahal (luz del palacio) estaba en su lecho de muerte tras no superar el parto de su decimocuarta hija, miró fijamente a los ojos de su esposo Sha Jahan, emperador mongol en la India desde 1628 hasta 1658 para pedirle que cumpliera estos deseos:

"Contrae nupcias nuevamente, sé buen padre,
construye mi tumba y visítala cada año 
en el aniversario de mi muerte".

El duelo del emperador se centró en una sola obsesión: construir el mausoleo más hermoso que el mundo hubiera visto jamás, como prueba del infinito cariño a su esposa y para que su nombre perdurara siempre. No hay duda de que lo consiguió. Ubicado en las cercanías de la ciudad de Agra, en el estado de Uttar Pradesh, India, el Taj Mahal esconde en esa sublime combinación de cada una de las piezas de mármol, gemas, piedras preciosas... la huella eterna de esta apasionada historia de amor.





EL AMOR

Símbolo histórico
que surges de la armonía de la luz
y ejecutas con orgullo y dolor
tus níveas pinceladas de victoria.
Eres un arte
que camina en el espacio de los siglos...
¿hacia dónde vas?.
Todos los senderos te guían a las fronteras,
mientras la celebridad
te devuelve tu tradición intacta.
Te sientes grande, sembrador de futuro,
huésped en las fiestas blancas...,
mago que descansa sin apuro
en algún rincón desierto de amargura.
Viajero cansado de esteros pobres
que respondes con agilidad a la confianza
y que vuelves inerme,
de los sitios más recónditos,
llevando secretos y milagros
entre tu ropaje sin tiempo.
Alcanzar sólo un rumor de tu latido
cuesta toda una vida de recuerdos.

Luján Fraix-2013

Poema publicado en mi antología "Amor Verdadero" (2000)



jueves, 14 de diciembre de 2017

Ser feliz




¿Qué es la felicidad?
Sonreír pero con el corazón
y abrigarlo con ilusión y esperanza.
Sentirlo alegre,
con ganas de emprender cosas,
enamorado
de la belleza de cada acto simple y cotidiano.

Ser feliz
es volar entre nubes imaginarias,
sentir los rayos cálidos del sol que ilumina...,
Caminar despacio,
deshojar una flor,
gritar "te quiero"...
Sin querer,
soñar despierta una conmovedora historia.
Junto al fuego del hogar,
pensar en ti,
sentir en el rostro la lluvia,
luchar por un ideal...

Ser feliz es valorar aquello
que nos rodea,
sobreponerse a lo inevitable,
sonreírle a un niño.

Luján Fraix-1980


Texto escrito en mi adolescencia.


Rescoldos olvidados, de Angélica Garay




Max Nonnenbruch



I

Día de sombras,
crudeza de invierno en el alma
detenido el tiempo
como a la espera, 
como al acecho.

Nadie toca la aldaba de la puerta
casa adentro,
oquedad,
desvanecidas cosas
color sepia los recuerdos
de pronto tan lejanos.

Ay, los abatidos ojos,
el corazón apretado,
las manos ansiosas
rescatando álbumes,
huellas,
objetos,
aventando cenizas.
Búsqueda de una chispa,
un rescoldo
que revele la permanencia del fuego,
el sol,
el amor.

Angelica Garay





martes, 12 de diciembre de 2017

El silencioso GRITO de... Dunken Editorial



Gracias a la Editorial Dunken y a todo su equipo por el apoyo. Trabajan de una manera tan organizada que da placer publicar con personas tan responsables y comprometidas con los autores.

Mi novela ahora por una Editorial de Buenos Aires, en papel.

Enlace




domingo, 10 de diciembre de 2017

A Martín Johnson Heade




 Martín Johnson Heade




Cuando me olvide
de todo
en mil lejanías,
quedará sólo un pájaro,
una flor,
sobre las ruinas de un espejo amarillo.
Reflejaré un abrazo
para tus alas.

Más tarde,
en un amanecer rosado,
el latido
resucitará...



Luján Fraix-2012





Mientras, de Mariano Muscari



 Irina Karkabi




Mientras tu mirada ilumine mi destino,
mientras hundas mi nariz en tu cabello,
mientras te rías cada vez que me sonrío,
mientras sigas causando mi desvelo,
seguiré soñando contigo.

Mientras tus manos se conviertan en caricias,
mientras tu voz se transforme en mis latidos,
mientras tu encanto se asemeje al de una niña,
mientras tus palabras endulcen mis oídos,
seguiré soñando contigo.

Mientras tu presencia me baste para admirarte,
mientras tu silueta se dibuje en mi retina,
mientras tu paciencia me conduzca a valorarte,
mientras tu carácter me inyecte valentía,
seguiré soñando contigo.

Mientras tus besos desahoguen mis mejillas,
mientras tus lágrimas se conviertan en rocío,
mientras tu magia se encienda en fantasía,
mientras tu cuerpo respire junto al mío,
despertaré soñando contigo.

Mariano Muscari



Inmensidad, de Marta Dino








Soy de un tiempo sin pausa que regresa
de alguna latitud, de algún navío;
son, futuro y pasado, mi albedrío,
y una historia que me llega y que me besa.

Soy luz en las tinieblas, noche espesa;
desandando sendero, algún estío.
El cielo, el sol, el viento... todo es mío
porque la inmensidad es la promesa.

Soy agua, hielo y fuego sin medida,
sendero, surco abierto, tierra arada,
importancia, nostalgia... soy herida,

paciencia, temple puro en la jornada:
tengo urgencia de tiempo en esta vida:
¡para la inmensidad no falta nada!

Marta Dino


Siento, de Mary Acosta






Siento que mi pueblo en multitud,
perdió su identidad.
Siento que el túnel del amor
en el mundo se ha quebrado.
Siento que los años mueren de frío,
congelados por no tener respuestas.
Siento que esta realidad asfixiante
en este laberinto interminable,
extermina los sentidos.
Siento las sombras
que avanzan abortivas,
empañando el futuro de los hombres.
Y siento la máscara pesada del tiempo,
que comenzó a oxidarse en mí.

Mary Acosta


Soneto a la amistad, de Marta Dino




Wilhelm Amberg



¡Gracias por compartir cada momento...
por ofrecernos su calor ahora;
por demostrar que prima el sentimiento
de amistad como eterna precursora!

¡Gracias por convertir el pensamiento
final, que en nuestra mente se atesora,
en sublime emoción de acercamiento
que, en percepción, el corazón añora!

Que la amistad nos una eternamente
como se unen al mar, ola tras ola
que llegan a la orilla en ascendente

oleaje de fervor, que se acrisola;
las mismas que retornan en ferviente,
blanca espuma perlada, en una sola...

Marta Dino



Escribir, de zulema Carranza





En las curvas del pasado
sin excusas
delinear con fonemas
el camino de la guarida.
Manojo de voces,
luz lindante a la hoguera,
finitudes que no alcanzan
con el espejo delante.
Escribir desde el oasis
y desde el desierto
más allá de la savia de los dedos.
Las lenguas cómplices del olvido
marcarán el sendero
donde crepita la leña.
Escribir en el aire arabescos sagrados,
dar con la alquimia
de las alas y el aire,
llenar con vino estremecido la copa.
Escribir: anverso y reverso
de la moneda con que
pagué los sueños de la infancia.

Zulema Carranza


A Xul Solar, de Dante Bustos







He visto las rodillas
de mis antepasados
incadas a reclinatorios
de un tiempo descontento.
Soñé, sí.
Aconteció infinitud recorriendo
aromos, la calle baja,
el atardecer único del sitio.
Han habitado temperamentos de sombras y cruces,
he asistido por vez primera
a la consumada gratitud, al reconocimiento
de la sangre que nos concedió el Apellido.

Dante Bustos
(Al Apellido)


Pintor argentino
(1887-1963)
Arte primitivo rupestre,
se acerca al surrealismo.

***


sábado, 9 de diciembre de 2017

Hoja, pluma... vida






Quizá el herrero que hay en mí
me lleve a admirar, hoy,
tus manos de escultor...
Por eso te suplico:
déjame cuidar 
tus manos de escultor.
Ellas contienen el talento
capaz de arrancarle a la madera,
al hierro, a la piedra o al barro,
lo que la naturaleza silenció.
Desde ese olvido lo rescata el arte,
adivina la forma contenida.
Es el soplo que olvidó Dios.
Las cosas pueden volverse eternas
gracias a tus manos, escultor.

Corina Herrero Miranda.






EL POEMA

El poema nacía en la raíz,
avanzaba en la oscuridad
y dormía a medias;
desperezaba duendes en las cuevas,
se hundía en las edades,
comprimía la voz ronca de la tierra;
tejía tan despacio y en el viento
tal vez se deshilaba.

Lina M. Vidal





EL VERDUGO


El verdugo insiste en llevarse la vida,
porque no le enseñaron
que lo eternamente efímero es el destino
y que siempre es demasiado tarde
para mendigar el otro lado de la oscuridad.

Susana Valenti






DEL LUGAR


Busco asilo
en la memoria
de las horas...
El paisaje
se somete
al habitante.
Manos badías
dibujan
con cada letra
las palabras.

Guillermo Ibáñez




viernes, 8 de diciembre de 2017

Si Juntos, de Mercedes Careggio






Si juntos hemos visto un tiempo de palomas
y el rostro asombrado de un niño ante la vida.
Si hemos acabado la fruta compartida
y plantado el árbol para esperar la sombra
y en una nueva tierra ardiente y rumorosa,
ya está plantada nuestra primera semilla,
¿por qué quieres dejarme con mi ilusión de espiga?
Esta cosecha de a dos no puedo hacerla sola.





"Los que me aman saben
que puedo odiar y no quiero;
los que me odian no saben
que quiero amarlos
y no me dejan".


Mercedes Careggio.

Esa única razón, de Héctor Arizu



Sidney Meteyard



Cuando sientas que al final es el 
cansancio
el Supremo dueño de tu sitio
y te envuelva fugaz un negro
manto
llevándose tus sueños y tu 
estío.
Porque el ver suplicar al inocente
tambalearon de impotencia tus
principios,
porque el amor que diste te ha
gastado
y aquél que recibiste te ha
dolido,
no te apenes si al final así
conjugan
tus sueños, tus temores, tus
delirios.
Si has dejado un amigo que aún
te extraña,
si en tu mesa quedó un libro
consumido,
si al sentir la guía de tu mano
encendiste la sonrisa de tu hermano,
quédate en paz, no te asombres que
ya has llegado.
Esa es la única razón  de tu
existencia
y la brutal verdad de tu destino.

Héctor Arizu


jueves, 7 de diciembre de 2017

Un pasado







Mi alma,
en remolinos,
se despierta
tras el fulgor
de las alondras
y descubre
que cada día
es un pasado
que necesita enmudecer...
                       para salvarme.


Luján Fraix-2016


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Allá lejos...




Mujeres con sol en los ojos
miran los años
despertando castillos de agua
con pasión antigua
y presencias de bellas
en el innumerable y lejano
recuerdo.

Luján Fraix-2012



Más allá de la razón







Como agua,
como nieve,
como luz...
La magia vuela
y entrega un corazón niño
con la brillantez
de un cielo
que sabe que el alma observa
más allá de la razón
la mirada de los sueños.

Luján Fraix-2012


lunes, 4 de diciembre de 2017

Poemas de autores invitados




PUERTA CERRADA

Tengo arena en las manos y sonrío,
cenizas en la voz pero igual canto,
no me siento culpable del encanto
de acariciar paciente el odio mío.

Acorralada en ámbitos de frío
insisto que la paz no está en el llanto.
Me alimento del hambre y por lo tanto
protejo mi dolor del vano hastío.

Tengo una luz candente en la memoria
que me lleva en silencio hasta el exacto
principio de mi infancia tan esquiva.

Con arte de panal hice otra historia
donde a puerta cerrada gozo el acto
feroz, ardiente, incierto, de estar viva.

María Canevari



LA HUIDA

Quisiera emprender el vuelo de los pájaros.
Huir de ti,
saber que mañana,
tal vez,
me habré ido tan lejos
que tu mirada no me alcanzaría.
Pero es en vano.
No puedo.
Me sigue donde vaya.
Quisiera huir
pero mi corazón no es capaz de crecer alas,
porque tú estás dentro de mí.

María C. Bollero




DEL VIEJO ARCÓN

Del viejo arcón, como un recuerdo grato,
aparece una imagen desteñida
hablando, en la mudez de su retrato,
de una historia que es siempre repetida.

La abuela, deteniendo por un rato
el transcurso incesante de la vida,
provoca con sus ojos ese trato
que ahora es de nostalgia compartida.

Entre nubes de sueños ya perdidos
que se tornan remotos y escondidos
está el ayer, tan lejos y cercano,

pareciendo decir, sin decir nada,
que el tiempo es como agua aprisionada
que se va, sin quererlo, de la mano.

Jorge Antolini


domingo, 3 de diciembre de 2017

Para Rosana Marti




"La poesía es fijación contra el tiempo
que todo lo desgasta;
las palabras también son perecederas
y sólo la forma en que están ensambladas
las protege del olvido".

Jorge Vocos Lescano
(1924-1989)




Tu sentimiento es deseo peregrino
acerca presto tu blanca palabra
de su puerto el albor alejandrino,
es sendero donde buscas tus alas.

Arribaste ya azulando bahías,
profesaste ese culto a la templanza
con rubor de sol, estrella de día
cosechaste décimas, la alabanza.

En tus níveos amores de ojos tersos
posees la tiara de princesa azul,
multiplicaste lunas en tu verso
sembrando de almas, de verbos... 
tu luz.


Luján Fraix2012



Un beso

Les dejo su sitio


viernes, 1 de diciembre de 2017

A Brenda Burke



Pintura de B.Burke



Tiempos de sol dorados,
en antiguas playas
soñando historias color de rosa,
mientras la vida
agota los años
en soplos de aire fresco,
dejando caricias
que esperan vientos
para dormirse.

Luján Fraix-2014


martes, 28 de noviembre de 2017

A un jacarandá, de Irma Díaz





Ese jacarandá que derribado
en la calle, sus pétalos desliza,
esas flores que tiemblan con la brisa.
¡Cuánto azul en mis ojos ha dejado!

Aunque busquen su tronco, doblegado,
para hacerlo fugaz llama y ceniza,
el color de su copa, que agoniza,
vivirá, por mi sueño rescatado.

Ni una flor llevaré. Yo, ni lo toco;
pero mis días teñirán de a poco
sus ramas, como niebla florecida.

No quiero verlo arder para mi lumbre,
sólo guardo su azul para que alumbre
en las horas opacas de mi vida...

Irma Díaz

domingo, 26 de noviembre de 2017

Primavera en la cottage



Daniel Ridgway Knight




Entre alas de gaviotas,
la sombra de una luz
 quiebra la agonía del silencio...
Es temprano
para buscar cenizas,
hay lluvia de colores
en el amor
que aparece, inmóvil,
en cada pétalo,
en la piel de los abrazos,
detrás del cielo
donde tu nombre nace...
con la llovizna.

Luján Fraix-2014


sábado, 25 de noviembre de 2017

La rosa por grandes autores






La Rosa Prudente


A su espinoso mundo sometida
vive y muere la rosa colorada:
su pura soledad, ¡qué bien guardada!,
su bandera de amor, ¡qué defendida!

Guerra, pero entre dardos florecida:
cielo, mas al arrimo de la espada,
si hasta la rosa llega tu mirada,
no se le atreve al fin tu mano herida.

Miel indefensa, corazón desnudo
que a todo viento, si es de amor, te inclinas,
falto a la vez del arma y del escudo:

¡busca ya la milicia cuidadosa!
y que, mortificado en tus espinas,
te valga la prudencia de la rosa.

de Sonetos de Sophia de Leopoldo Marechal (1900-1970)




A una Rosa

Ayer naciste y morirás mañana
para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida,
y para no ser nada estás lozana?.

Si te engañó tu hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida
porque en esa hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

Luis de Góngora (1561-1627)
Representante del culteranismo en España del siglo XVII




La Rosa

Cuando se abre en la mañana,
roja como la sangre está;
el rocío no la toca
porque se teme quemar.
Abierta en el mediodía
es dura como el coral,
el sol se asoma a los vidrios
para verla relumbrar.
Cuando en las ramas empiezan
los pájaros a cantar
y se desmaya la tarde
en las violetas del mar
se pone blanca, con blanco
de una mejilla de sal;
y cuando toca la noche
blando cuerno de metal
y las estrellas avanzan
mientras los aires se van,
en la raya de lo oscuro
se comienza a deshojar.

Federico García Lorca (1898-1936)
España-Siglo XX-Vanguardismo.



viernes, 24 de noviembre de 2017

Minutos de sabiduría, C. Torres Pastorino



Frank Benson



"Nunca pienses que tú estás dando más
de lo que recibes.
Quien consuela un corazón triste,
en realidad,
recibe mucho más de lo que da.
Cada día, 
al despertar,
haz afirmaciones positivas de alegría y de victoria
procurando construir en torno tuyo
un ambiente de serenidad y de armonía.
Aprende a sonreír a todos,
de tal forma que baste tu presencia
para que la alegría llegue al corazón
de los que lo tienen predispuesto
y verificarás la felicidad que eso te causará."

Del libro

"Minutos de Sabiduría"
compilado por C. Torres Pastorino
(1960-Brasil)



jueves, 23 de noviembre de 2017

Discurso interior



Obras de Joachim Lehrer



DEL REFUGIO

Enarbolar el resplandor
en los ojos y en la piel
como herida o bandera

y retomar las palabras
para silenciar el olvido
como defensa o refugio.

Guillermo Ibáñez



CÓSMICO RESPLANDOR

Reclamo tu presencia
iluminando el contorno
gris del Universo.
El cósmico resplandor
hiere a la muerte,
huye el silencio,
salen los tormentos.
Vuela mi espíritu 
pegado a tu cuerpo,
unidos los dos
subimos al cielo.

Alicia Göttig




LÍMITES

De pronto,
los dedos acarician
los límites.
Dan forma a la sombra.
Encuentran horizontales.

Encuentran la mañana,
abren los ojos,
contemplan un espacio.

Una pared,
calles entre humo,
dibujan otro sitio.
Y cuatro puertas
una ventana,
no son departamentos,
son un parque, son luces,
son cercos, son montañas.

Los dedos...
acarician... el Mar.

Cristina Lescano.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...