viernes, 4 de noviembre de 2016

Juicio a la razón





Se despertó la vida en el espejo
al descubrir su luz en el plateado,
quiso ella ser la voz de mi legado
mostrando su caricia en el reflejo.

Pude ver en la sombra el infinito
de ése, su austero mundo de cristal,
palpitando un silencio visceral
dejé escapar el alma donde habito.

Me quedé entre los años retratada
para ver el andar de la razón
entre su retina gris, abrigada.

Mi rostro tiene el tiempo de su historia,
el inmaterial sueño de que nada
puede ser tan ajeno al corazón.

Luján Fraix-2014


9 comentarios:

  1. El corazón y la razón, uno tangible y voluble, ella inmaterial y dominadora, habitando el la realidad y el reflejo. Abrazos poeta, muchos que a veces cierras la puerta y no te los puedo dejar

    ResponderEliminar
  2. Hola Luján, perdida y recuperada amiga.
    Nos dejas un bellísimo soneto muy en tu linea. ¡Precioso!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Bonito despertar en este soneto que nos rescatas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un despertar y un reflejo que rescataron todos tus encantos poéticos.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bonito soneto nos regalas hoy.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Qué precioso, Luján!!.

    Muy bello leerte.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Hola Luján, el corazón es como un jardín inmenso lleno de frutos, flores, fragancias y sabores sin límite. Solo tenemos que unir en nuestro interior las luces y las sobras, y guiarnos por el amor infinito de nuestra intuición. Hermosa letras.
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  8. Tu estilo tan hondo en su misterio y siempre poético.

    mariarosa

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...