viernes, 9 de septiembre de 2016

Retrato de sus versos




A veces, leyendo a Bécquer
se me ilustra la añoranza,
se hace fruto la bonanza
de su palabra cabal.
Aquel país fue su cuna,
al aldabón de su aliento,
un alud de pensamiento
el ara de su historial.

Fue memorable su pluma,
"La Ajorca de Oro" el tesoro,
su inteligencia valoro,
es presea  para guardar.
¡Romanticismo agotado...!
clamaban por toda España,
indagando en la ermitaña
desazón para soñar.

El cromatismo del génesis
comulgaba en el espejo,
don José y su catalejo
ya era vidente pintor.
Gustavo, vate sensible,
retraído y bondadoso,
un fugaz ser luminoso
que padeció un gran amor.

Juró lealtad a las letras,
fue lírico referente,
desde su glosa silente
amó a Julia con dolor.
Frente al arco Sibilino,
Sevilla es su sepultura,
descansa en la galanura
de un divino resplandor.

Luján Fraix-2010




Glorieta de Bécquer (Sevilla)

Imagen alegórica representado al amor ilusionado,
al amor poseído,
y al amor perdido.
Las flores las colocan los enamorados 
que todavía creen 
en tan bello sentimiento.

4 comentarios:

  1. Me encanta Bécquer. Soy muy romántica y su poesía me entusiasma. Estuve en Sevilla y pude disfrutar de esa imagen tan bella.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Cuanto bien ha hecho por el amor, muchos enamorados han recitado sus rimas forjando un amor eterno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico homenaje a este gran poeta.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Tienes el don de saber destacar lo bueno de los personajes, así es como en la entrada de hoy.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...