Mis libros en Amazon

viernes, 6 de marzo de 2015

A la manera de José A. Silva


"El verso es vaso santo; poned en él tan solo
un pensamiento puro,
en cuyo fondo bullan hirvientes las imágenes
como burbujas de oro de un viejo vino oscuro."
J. A. Silva





José Asunción Silva nació en Bogotá
tuvo una vida breve y desventurada. 
Perteneció a una familia de la aristocracia criolla, 
pero su propensión a la soledad lo hizo abandonar sus estudios
 y continuar solo su formación. 
Muy refinado y de una sorprendente sensibilidad vivió en París 
y en Londres en donde descubrió a Verlaine, Baudelaire, Mallarmé y a Poe por traducciones.

Volvió a Bogotá y graves conflictos en su vida no le permitieron superar su crisis. Se suicidó a los 31 años.

Una de sus obras más destacadas: "El libro de los versos", con el Nocturno IV a la muerte de su hermana.



Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de älas,
Una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,
y tu sombra
fina y lángida
y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban.
Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!...

Fragmento






A la manera de... José A. Silva.

Éste es mi poema inspirado en su gran obra:





NUESTRO SECRETO

Aquel día, 
aquel día poseído de tristezas, de murmullos y de aromas,
aquel día
bajo ese cielo claro sin limosnas ni pecados,
a mi lado
una ilusión diferente, cincelada y blanca
llena de secretos y distancias;
tan profunda como el fondo del océano,
tan lejana como el origen de la vida...
caminaba;
y la luna entera
cual sílfide aquietaba su arrullo almibarado en el vértice del llanto;
y tu mirada
quieta, remota,
y mi figura
entre el olvido y el recuerdo,
sobre la grada de ese tiempo cruel
agigantada por tus pasos,
era una sombra imperturbable;
adagio mudo que dibujaba esquelas
pobladas de palabras limpias y bellas.
Tu mirada ideal,
tu mirada sola y perfecta.

Aquel día,
posesiva, mi alma
observaba la ausencia desdoblada por los ensueños de las voces,
separada de mí misma por una cadena absurda de desvelos,
por el infinito sortilegio
de alguna sonriente ironía,
ciega, sola,
por el camino andaba...
Y se oía un estrepitoso sonido de palabras,
en el gris oro del otoño
y en el frívolo tintineo de los diálogos.
Sentí alegría. Era la alegría de una dicha pequeña
borrada, de repente, con el parpadeo fugaz
como arrastrados segundos
por las arenas del desierto;
era la alegría sufrida, era la dicha castigada,
era la alegría que rogaba.
Y tus ojos
adivinando los anhelos más deseados
me miraban
por los rincones yertos de los sabios pensamientos;
y mi alma con tu alma
dibujaban sutiles arabescos
en la noche que asomaba sus pícaros motivos
esa noche llena de murmullos, de miedos y de lágrimas...

Tu mirada se marchó,
tu mirada se esfumó en el oleaje excitado,
y dejó sus ojos en el vuelo de mi eterna soledad;
¡Oh las palabras que en el infinito azul se abrazan a los sueños!,
¡Oh las palabras que quizá nunca se llegarán a pronunciar!.

Luján Fraix-1995-

"2do concurso Nacional de Poesía "Mariano Moreno"
2do premio Plaqueta (1996)
Publicado en el folletín del Taller "Encuentros"

Poema publicado en mi primer libro "Amor Verdadero" 
(2000-Buenos Aires-Argentina)

***


4 comentarios:

  1. UNA PERLA DE LA LITERATURA COLOMBIANA. LA CASA DONDE CRECIÓ, VIVIÓ ESTÁ QUE SE CAE. Y EL GOBIERNO NO HACE NADA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  2. Creo se merece este bello recuerdo que le dedicas.
    Letras llenas de sentimiento.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Creo se merece este bello recuerdo que le dedicas.
    Letras llenas de sentimiento.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Un gran poeta José Asunción Silva...La expresión de su cara me recuerda a Bécquer, que también murió muy joven...Tu poema es una auténtica perla, Luján...Realmente lo has emulado y tu poema parece una continuación del suyo...Mi felicitación y mi abrazo grande, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...